La mejor comida fresca para tus ensaladas de primavera

Híncale el diente a algo crujiente
Las mejores ensaladas tienen texturas muy diversas. Los tirabeques, que se cosechan en primavera, son una base crujiente perfecta y pueden comerse cocidos o crudos, al gusto de cada uno. ¿Por qué no jugar con otras texturas en el plato añadiendo un huevo pasado por agua y dándole el toque final a la ensalada con un aliño de nata agria? El queso feta también funciona bien en las ensaladas de tirabeques porque el sabor ligeramente dulce de estos guisantes se complementa con el del queso salado.

Ponle un poco de color a tu día 
Cuando llega la primavera, la naturaleza nos ofrece un espectáculo de colores. Lleva la alegría de las flores y la floración a tu cocina con una ensalada de primavera llena de colores. Los tonos morados intensos de la remolacha pueden darle vida a cualquier ensalada o, si prefieres un sabor más sutil, espolvorea unos rábanos picados finos por encima del plato.

Un favorito de la primavera
El espárrago es una de las verduras más apreciadas de la primavera y, aunque ya es un entrante delicioso solo con un poco de aceite de oliva, pimienta negra y sal, también queda muy bien en las ensaladas. Para evitar que haya tallos duros, puedes asar los espárragos al horno durante 15-20 minutos con un poquito de aceite y aderezo. Unos tomates cherry frescos y un poco de queso feta esparcido los acompañarán a la perfección.

Ponle cariño al aliño
La primavera es el momento ideal para dar rienda suelta a tu creatividad con los aliños de las ensaladas. Ponte los guantes de jardinero y visita tu huerto de hierbas aromáticas. Las hierbas aromáticas pueden marcar la diferencia entre un aliño soso y uno repleto de sabor. Intenta mezclar menta con zumo de limón y aceite de oliva; una combinación potente y refrescante. Este aliño funciona a las mil maravillas con una ensalada de verduras al vapor o salteadas.

El verde es bonito
¡Hojas, hojas, hojas! La primavera es la mejor estación para las hortalizas de hojas verdes y frescas, así que no te cortes e improvisa combinaciones de hojas para tus ensaladas. Ideal para el almuerzo, la cena o como acompañamiento cuando hagas una fiesta, puedes combinar tus hojas favoritas en un cuenco. Piensa en los crujientes canónigos, la enérgica rúcula, las espinacas y todas sus vitaminas, y en la achicoria para darle un toque de color. Pon el toque final con una vinagreta ligera y unos anacardos picados por encima.

¿Te sientes inspirado? ¿Cuáles son tus ingredientes imprescindibles para la ensalada de primavera perfecta?

 

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE