Tu segundo cerebro

Día tras día somos el escenario de las relaciones entre nuestro cerebro y nuestro intestino. Por eso, sentimos retortijones antes de un acontecimiento importante o nos volvemos insoportables cuando tenemos hambre. Y es que nuestro cerebro y nuestro aparato digestivo están en contacto permanente.

La realidad:

La flora intestinal es un ecosistema muy complejo que se puede alterar con facilidad por diferentes motivos: estrés, antibióticos, mala alimentación… Pero SÍ que se puede regenerar. De hecho, el consumo de probióticos y prebióticos nos ayuda a mantener el equilibrio de la microbiota y a regenerarla.

500

Millones de neuronas

Nuestros intestinos tienen su propio sistema nervioso: el sistema nervioso entérico (ENS). Este sistema, tiene más de 500 millones de neuronas que se comunican bidireccionalmente con el cerebro a través del “eje del intestino-cerebro”. Estas neuronas recogen información del intestino y la comparten con el cerebro y viceversa.

La Microbiota y el sistema inmunitario

Por eso, todos los microorganismos alojados en nuestro sistema digestivo pueden determinar nuestro estado de ánimo e incluso influir en nuestra salud mental. Es decir, tener una microbiota desequilibrada, puede estar relacionado con la ansiedad o la depresión.

La microbiota intestinal ayuda a nuestro cuerpo a recolectar la energía de los alimentos y a proteger nuestro organismo de los patógenos. Pero estas no son sus únicas funciones. El 75% del sistema inmunitario de nuestro cuerpo está localizado en el intestino, por lo que, la microbiota intestinal también participa en el fortalecimiento de nuestro sistema inmunitario y transmite información al cerebro a través del eje intestino-cerebro.

El segundo cerebro y los probióticos

Los probióticos pueden ayudar a reestablecer el equilibro de nuestra microbiota intestinal. Por lo que también pueden influir a nuestro estado de ánimo y a nuestra salud mental en general. Muchos alimentos contienen estas bacterias beneficiosas y incorporarlas en nuestra dieta puede ayudar a nuestro bienestar digestivo.

Sabías que dentro de tu barriga hay…

  • 100 M

    de neuronas, que conectan el estómago con el cerebro.

  • 90 %

    de la serotonina, que regula los estados de ánimo positivos y negativos.

  • 75 %

    células del sistema inmune, que nos defiende de las agresiones externas.

Desde hace 30 años, investigamos y perfeccionamos nuestros productos para conseguir un sabor y una textura única, para que Activia sea la manera más deliciosa y natural de tomar probióticos cada día.

¡Descubre todas nuestras variedades!