La comida abundante

Gran parte de los planes sociales que organizamos están relacionados con la comida: desde grandes celebraciones a un encuentro a media tarde.

Para muchos, estos momentos son la excusa perfecta para caer en excesos de comida. El primer afectado en estas situaciones es nuestro estómago, ya que digerir más comida de la esperada se convierte en una digestión lenta y pesada.

La realidad:

Gran parte de los planes sociales que organizamos están relacionados con la comida: desde grandes celebraciones a un encuentro a media tarde. Para muchos, estos momentos son la excusa perfecta para caer en excesos de comida. El primer afectado en estas situaciones es nuestro estómago, ya que digerir más comida de la esperada se convierte en una digestión lenta y pesada.

Comidas no planificadas

Es importante que en nuestro día a día mantengamos un horario regular de comidas y aprendamos a escuchar a nuestro cuerpo. ¿En qué nos puede ayudar? Si sabemos identificar cuándo y cuánto necesitamos comer, será más fácil planificar una rutina de comidas.

Establecer un horario y acostumbrar a nuestro cuerpo a este, hará que no lleguemos a la hora de comer con excesiva hambre.

Si en el momento de sentarnos a la mesa a comer estamos hambrientos, es muy probable que comamos con prisas e ingiramos una cantidad de comida que no necesitamos y que, por tanto, tengamos una digestión lenta y pesada.

Escucha a tu cuerpo

Aunque a veces no lo parezca, evitar las digestiones pesadas es más fácil de lo que parece.

  • Come despacio y disfruta de la comida
  • Aprende a escuchar cuánta comida necesita realmente tu cuerpo
  • Sigue un horario regular de comidas
  • No llegues con excesiva hambre a la hora de comer

Desde hace 30 años, investigamos y perfeccionamos nuestros productos para conseguir un sabor y una textura única, para que Activia sea la manera más deliciosa y natural de tomar probióticos cada día.

¡Descubre todas nuestras variedades!