Fermentación lenta

No hay nada como cuidarte a tu ritmo

La clave para sentirnos bien está en vivir al ritmo que marca el cuerpo. En Activia nos gusta trabajar con la misma filosofía, por eso elaboramos nuestros productos basándonos en un proceso de fermentación lenta, sin prisas.

Gracias a esto, la lactosa se transforma en ácido láctico y otras sustancias de forma completamente natural. Para producir cada Activia, la leche se fermenta a 37ºC hasta 8 horas.

No tenemos ninguna prisa cuando se trata de cuidar la salud digestiva de la forma más deliciosa.

Además…

El ácido láctico que se produce durante la fermentación limita el crecimiento de algunos contaminantes, y gracias a este proceso, ¡el yogur se puede conservar de forma natural al 100%!

En el proceso de fermentación, alrededor del 20-30% de la lactosa se convierte en glucosa y galactosa – componentes digeribles -.

Para que el intestino humano pueda digerir el resto de la lactosa, esta debe romperse con una enzima llamada lactasa. ¿Y cómo se consigue esta enzima? ¡La producen los fermentos del yogur!

El proceso de fermentación

  • 1. La leche

    En la leche podemos encontrar proteínas y lactosa (azúcar natural, minerales y vitaminas).

  • 2. Fermentación

    Para hacer cada Activia, la leche se pasteuriza y se le añaden los fermentos.

  • 3. Ingesta

    Estas bacterias se alimentan de la lactosa, transformándola en ácido láctico y haciendo que descienda el pH.

  • 4. Unión

    La acidez conseguida con el descenso del pH provoca que las proteínas se unan gradualmente.

  • 5. Textura

    Gracias a esta transformación, se consigue una textura nueva, suave y cremosa:

La realidad:

Los alimentos que contienen mayor cantidad de probióticos son aquellos que han pasado por un proceso de fermentación, ya que para ello se utilizan diferentes tipos de bacterias beneficiosas para el organismo.

El yogur ayuda a digerir la lactosa

 

En el proceso de fermentación, alrededor del 20-30% de la lactosa se convierte en glucosa y galactosa  que son componentes digeribles.

Para que el intestino humano pueda digerir el resto de la lactosa, esta debe romperse con una enzima llamada lactasa. ¿Y cómo se consigue esta enzima? ¡La producen los fermentos del yogur!

 

Cuajada, cremosa o líquida

Existen diferentes fórmulas y procesos de fermentación, por lo que hay tantos sabores y texturas como variedades de fermentación.

  • Cuajada

    Para disfrutar de una textura cuajada, la fermentación se produce directamente en el envase final. De esta manera conseguimos una textura gelificada que se romperá al meter la cuchara para saborear el yogur.

  • Cremosa

    El proceso de fermentación para obtener una textura cremosa se realiza en un tanque a parte. Antes de llenar el envase final, la mezcla se agita y se logra una textura más cremosa.

  • Líquida

    El proceso para conseguir una textura líquida es el mismo que en el caso de la cuajada, pero con menos cantidad de proteínas. Así el resultado final es más suave y ligero.

Desde hace 30 años, investigamos y perfeccionamos nuestros productos para conseguir un sabor y una textura única, para que Activia sea la manera más deliciosa y natural de tomar probióticos cada día.

¡Descubre todas nuestras variedades!